Breaking News

YACEN EN PARRAS DE LA FUENTE LÁGRIMAS DE HERNÁN CORTÉS

Foto: MVS
POR: ZÓCALO |


Parras de la Fuente, COAH.- Un retoño del famoso Árbol de la Noche Triste, donde Hernán Cortés lloró en la ocasión en que fue derrotado por los aztecas, se encuentra en Parras de la Fuente a donde un botánico coahuilense llevó una rama cortada del ahuehuete original que fue incendiado en la Ciudad de México.

El ya fallecido botánico párrense Gustavo Aguirre Benavides, célebre por haber sido el único mexicano que pudo ver los cuerpos flotantes de los fallecidos a unas horas del hundimiento del Titanic, también pasó a la posteridad por conservar vivo el Árbol de la Noche Triste.
De ello habla la cronista del pueblo mágico, Elvia Morales, quien conoció en vida a don Gustavo y conoce de primera mano la historia de un ahuehete plantado por él en los terrenos de lo que fue la casa del botánico.

Platica la cronista que don Gustavo, luego de estudiar botánica en Alemania, regresó a Parras y se casó, para luego irse a vivir con su familia a la Ciudad de México, donde se empleó como maestro, mientras seguía acrecentando sus conocimientos como botánico, hasta ser reconocido miembro de la Sociedad Botánica de México y de la Sociedad de Ciencias Naturales.

Estando allá, le toca vivir otra aventura. Un miércoles 10 de enero de 1980 se entera de que en un acto vandálico, algunas personas habían rociado gasolina sobre el llamado Árbol de la Noche Triste, ubicado en Popotla.
Aquel frondoso ahuehuete era considerado un monumento nacional viviente, cuya importancia radicaba en que según los historiadores, sobre ese árbol lloró Hernán Cortés en julio de 1520, cuando fue derrotado por los soldados que defendían la gran Tenochtitlán.

Don Gustavo no podía creer que un árbol tan imponente e importante histórica y botánicamente se estuviera consumiendo por las llamas. Decidió acercarse a tomar una ramita todavía viva del árbol, se la llevó a su casa y la trasplantó.

Al darse cuenta de que brotaba, llevó el ahuehuete a su casa en Parras de la Fuente y ahí lo plantó, junto a la acequia y frente al jardín botánico que él tenía. El árbol echó raíces en suelo párrense y se convirtió en el orgullo de don Gustavo.

Lamentablemente, los expertos de la Ciudad de México no pudieron salvarle la vida al ahuehuete original que fue incendiado y actualmente queda sólo un tronco seco, con una placa conmemorativa y rejas de metal.

En cambio, el ahuehuete de don Gustavo todavía existe. De imponente altura y con poco más de cinco metros de diámetro en el tronco, la única rama viva del Árbol de la Noche Triste sobre el que lloró Cortés sigue viva en Parras de la Fuente.

“Se podría decir que tenemos en Parras las últimas gotas de las lágrimas del conquistador Hernán Cortez, gracias a don Gustavo Aguirre Benavides”, dice orgullosa la cronista Elvia Morales, quien cuenta que volvió don Gustavo a Parras ya siendo un hombre maduro, admirado y reconocido, para ser elegido presidente municipal por un trienio y luego ocupar el cargo de diputado local.
Por eso una secundaria, un kínder y varias calles de Coahuila llevan su nombre, pero también con su nombre fueron bautizadas algunas cactáceas que fueron descubiertas y clasificadas gracias a su trabajo científico.

Actualmente el retoño del Árbol de la Noche Triste se encuentra en terrenos particulares que ya no pertenecen a la familia de don Gustavo Aguirre Benavides, y sus dueños no permiten que el árbol sea ubicado públicamente para evitar que sea dañado, pero también porque temen que les sea quitado.

“Ya han venido del INAH a querer llevárselo, porque dicen que es parte del árbol original, y por tanto, es un monumento nacional vivo, y que merece estar plantado en donde se quemó el otro, allá en la Ciudad de México”, revelan los actuales dueños del predio.
Al dar la entrevista prefirieron ocultar su identidad y pidieron que no se ubicara la huerta donde se encuentra el árbol, porque una de las cláusulas que firmaron para comprar la propiedad, fue nunca deshacerse el ahuehuete, pues don Gustavo Aguirre ordenó que las lágrimas de Hernán Cortés contenidas en la savia de ese árbol, se quedaran para siempre en Parras.

¡Tu opinión es importante… comenta y comparte!

Noticias Parras es propiedad de: